Investiciencias.com

La infertilidad

Infertilidad por factor femenino   

La infertilidad por factor femenino es la incapacidad de concebir o llevar un embarazo a término debido a uno o más problemas específicos de las mujeres. Por ejemplo, si una pareja intenta concebir y el hombre posee un recuento, una motilidad y una forma adecuada de los espermatozoides, pero la mujer tiene el síndrome de ovario poliquístico, entonces la incapacidad para concebir de la pareja probablemente se deba a la infertilidad por factor femenino. Sin embargo, es importante entender que la infertilidad, ya sea infertilidad en la mujer o en el hombre, no es lo mismo que la esterilidad; la concepción y el embarazo exitoso son posibles en muchos casos. De la misma manera, la infertilidad secundaria (la incapacidad de una pareja de concebir después de haber logrado uno o más embarazos exitosos) a menudo puede tratarse. Continúe leyendo para obtener más información sobre las causas comunes de la infertilidad por factor femenino y cómo puede buscar un especialista serio en fertilidad cerca de donde vive.

 Problemas de fertilidad en la mujer

Existen varios trastornos que contribuyen a la infertilidad por factor femenino, incluidas las anormalidades uterinas y pélvicas, infertilidad secundaria, síndrome de ovario poliquístico y moco cervical hostil. Obtenga más información a continuación.
 
Moco cervical hostil

 El moco cervical hostil es una causa de infertilidad por factor femenino, aunque la importancia de la hostilidad del moco aún es debatida por los especialistas en fertilidad. En un ciclo normal, el cuello del útero produce un moco acuoso justo antes de la ovulación. Este moco ayuda a que los espermatozoides lleguen a las trompas de Falopio y fecunden el óvulo. Si el moco cervical es demasiado espeso o viscoso, puede evitar que los espermatozoides pasen por el cuello del útero. El moco cervical hostil también puede causar infertilidad secundaria o la incapacidad de concebir después de embarazos exitosos anteriores.

 Algunas de las causas comunes del moco cervical hostil son:

  •     El moco contiene anticuerpos antiespermáticos;
  •     Líquido seminal o espermatozoides anormales;
  •     Estimulación estrogénica y funcionamiento cervical inadecuados debido a infección o daño.


 
Ovulación irregular

 La infertilidad por factor femenino, incluida la infertilidad secundaria, puede ser causa de una ovulación irregular, es decir, la falta de liberación o la liberación esporádica de un óvulo sin fecundar por parte de los ovarios. Los cambios hormonales a menudo son la razón de los problemas de ovulación. Sin embargo, cualquier serie de factores puede contribuir a este trastorno, entre otros, menopausia prematura, síndrome de ovario poliquístico (una afección causada por el exceso de la hormona luteinizante), quimioterapia, tumores, infecciones, ejercicio físico o dietas excesivas e hiperprolactinemia (producción excesiva de prolactina).

La falta de la ovulación o la ovulación irregular es la causa principal de la infertilidad en la mujer; de hecho, cerca del 40 por ciento de las mujeres infértiles está afectada por un problema ovulatorio. Existen varios tipos de patrones menstruales anormales que pueden indicar la existencia de una ovulación irregular. Éstos incluyen:

  •     Amenorrea primaria: falta de un primer ciclo menstrual;
  •     Amenorrea secundaria: falta de menstruos después de la menstruación inicial;
  •     Polimenorrea: más de un ciclo menstrual dentro de un período de 26 días;
  •     Hipomenorrea: reducción importante en la duración y el volumen de los menstruos.


Útero anormal

 A veces, la infertilidad en la mujer es el resultado de un útero anormal. Para que la concepción y el nacimiento tengan lugar, el útero debe poder aceptar la implantación del embrión y alimentar al feto durante el embarazo. El útero puede verse afectado negativamente por fibromas uterinos, paredes del endometrio inadecuadas, endometriosis  o defectos de nacimiento. La infertilidad por factor femenino, incluida la infertilidad secundaria y la infertilidad después del aborto espontáneo, que se debe a anormalidades uterinas como el síndrome de ovario poliquístico a menudo es tratable, pero requiere la atención de un médico especializado en fertilidad en la mujer.
 
Anormalidades del área pélvica

Las anormalidades del área pélvica pueden ser otra causa de infertilidad por factor femenino. Estas anormalidades incluyen problemas anatómicos en la vagina o el cuello del útero, enfermedad y obstrucción de las trompas de Falopio, endometriosis y adhesiones y daños en la cavidad pélvica.

Las adhesiones pélvicas pueden originarse a partir de cualquier tipo de infección en la pelvis o el abdomen, así como de endometriosis, infertilidad secundaria e incluso traumatismos en el área pélvica o abdominal. El síndrome de ovario poliquístico es otro tipo de anormalidad de adhesión pélvica. Las adhesiones pélvicas a menudo se desarrollan sin presentar ningún síntoma y sólo se detectan después de que la paciente comienza a tener problemas con la fertilidad.

Además, las parejas que se sometieron a procedimientos de esterilización pero que cambiaron de parecer y decidieron tener más hijos pueden experimentar infertilidad en la mujer como resultado de anormalidades del área pélvica que se desarrollaron después del procedimiento de esterilización.
 
Síndrome de ovario poliquístico

 El síndrome de ovario poliquístico (PCOS), considerado uno de los trastornos ováricos y las causas más comunes de la infertilidad por factor femenino en los Estados Unidos, afecta entre un cinco y un 10 por ciento de las mujeres en edad fértil.

Un diagnóstico de síndrome de ovario poliquístico significa que los ovarios de la paciente están cubiertos con múltiples quistes (pequeños sacos no cancerosos, llenos de líquido). Los varios cubiertos de quistes no producen una cantidad suficiente de las hormonas necesarias para la maduración de los óvulos y el resultado es la falta de la ovulación o una ovulación irregular.

La infertilidad en la mujer no es el único síntoma del PCOS. Otros signos del trastorno incluyen:

  •     Ovulación irregular o amenorrea;
  •     Hirsutismo;
  •     Acné y seborrea;
  •     Obesidad;
  •     Alopecia de patrón masculino;
  •     Nivel de colesterol y presión sanguínea elevados; diabetes tipo 2;
  •     Dolor pélvico frecuente.


El tratamiento del síndrome de ovario poliquístico depende en gran medida de los requisitos de la paciente. Si la paciente desea simplemente tratar los síntomas del PCOS, tales como el crecimiento de vellos o la pérdida del cabello y la menstruación u ovulación irregular, las píldoras anticonceptivas, las medicaciones para la diabetes y la pérdida de peso pueden ser útiles. Si la paciente desea tratar la infertilidad por factor femenino, se administran hormonas y medicamentos para la fertilidad para estimular la ovulación. Si bien la cirugía es una opción, no se recomienda a menos que se hayan explorado todos los otros tratamientos. La punción ovárica puede llevar al desarrollo de tejido cicatrizal y causar más daños al área pélvica.
Infertilidad secundaria

En ocasiones, la infertilidad en la mujer ocurre después de que una mujer ya ha tenido uno o más hijos. Si una pareja ya ha concebido con éxito y tenido hijos con anterioridad, pero tiene problemas para volver a concebir, es posible que esté experimentando infertilidad secundaria.

Una amplia gama de cuestiones, que incluyen la edad, una ovulación irregular, endometriosis, moco cervical hostil y una pelvis o un útero anormal, pueden ser causa de la infertilidad secundaria. Es posible que el tejido cicatrizal del embarazo anterior esté causando una obstrucción en las trompas de Falopio o el cuello del útero, lo que provoca la infertilidad por factor femenino.

Según el diagnóstico específico de la paciente, la infertilidad secundaria puede tratarse mediante inseminación artificial, fertilización in vitro entre otros.

 
Infertilidad después del aborto espontáneo

La interrupción de un embarazo es devastadora para las parejas que desean tener un bebe; peor aún es la

posibilidad de la infertilidad en la mujer después de un aborto espontáneo. Desafortunadamente, esta posibilidad es real. Esta forma de infertilidad por factor femenino puede ser producida por problemas hormonales, ambientales, inmunológicos e incluso psicológicos. No obstante, hay esperanzas gracias al tratamiento con un especialista en fertilidad en la mujer. Si intenta concebir después de haber tenido un aborto espontáneo.

Tomado de DocShop.com

Correo del Maestro Núm. 65,octubre 2001
   
Los murciélagos a través del ojo de la ciencia - Bernardo Rodríguez Galicia

Únicos en su clase, los murciélagos son mamíferos que poseen la virtud de volar; cuentan con diversos hábitos alimenticios que van de lo frugívoro

a lo nectívoro, piscívoro, insectívoro, omnívoro e, inclusive, los hay hematófagos (murciélagos vampiros), es decir que se alimentan de sangre. Son de costumbres  nocturnas y se comunican, principalmente, por un complejo sistema de sonar.

La característica de volar, así como su aspecto físico, han dado origen, en gran cantidad de idiomas, al vocablo con que se designa a este animal. En alemán se le llama fledermaus, en sueco fladermus, en danés flagger-mur, ‘ratón que vuela’; en chino sein shii, ‘ratón celeste’; en náhuatl químich-papálotl, ‘ratón mariposa’; en francés chauve-souris, ‘ratón calvo’; en portugués y español morcego y ‘murciélago’, respectivamente, vocablos que quieren decir ‘ratón ciego’. Sin embargo, a pesar del amplio conocimiento físico que se tiene de estos animales, es increíble que existan tan pocas investigaciones sobre ellos. La mayoría de ellas se refiere a cómo realizan su vuelo, al contenido estomacal o alimenticio y a las patologías que transmiten a través de algunos virus como el de la rabia. Otras, las de carácter arqueológico o paleontológico, son las menos.

 
Estudios de murciélagos polinizadores

Quizá el papel ecológico más importante del murciélago es el de agente polinizador. De ahí el amplio número de trabajos realizados sobre este tema. Dichas investigaciones tienen su origen en la segunda mitad del siglo XVIII, sin embargo, las más importantes aportaciones se realizaron desde mediados del siglo XX. Destacan los trabajos de Baker y Harris, en Ghana, sobre las visitas de los murciélagos de los géneros Epomophorus y Nanonycteris a las inflorescencias de Parkia clappertoniana. En estos estudios se resalta la importancia de ambos murciélagos en el proceso de polinización de esta leguminosa a la cual llegan en busca de néctar, tal como lo demuestra un análisis estomacal.

En 1960, el científico brasileño Carvalho observó que ejemplares de Crescentia cujete (Bigniniaceae), Alexa grandiflora (Leguminosae), Hymemae courbaril (Leguminosae), Crataeva benthami (Capparidaceae) y Parkia gigantocarpa son visitados por tres especies de murciélagos: Glossophaga s. soricina, Phyllostomus d. discolory Phyllostomus h. hastatus. En su investigación, Carvalho trató de observar el comportamiento de plantas y murciélagos. El examen del contenido estomacal de algunos ejemplares capturados reportó la presencia de restos de insectos, restos vegetales, néctar, pulpa de fruta y granos de polen. Un año más tarde el mismo Carvalho estudió la alternancia de recursos alimenticios utilizados por los murciélagos ya mencionados y sugirió que esto obedece a sus necesidades fisiológicas (Quiroz, et al., 1986).

Ese mismo año (1961) Alcorn et al. verificaron la actividad polinizadora del murciélago del género Leptonycteris sobre el cactus gigante (Saguaro), Carnegia gigantea.

En México, Bernardo Villa (1967), al citar la dieta de los murciélagos mencionó también varios géneros como visitantes de diversas plantas: a Glossophaga lo observó frecuentando flores de Musa (Musaceae) y Lemaireocereus (Cactaceae); a Leptonycteris lo menciona sobreviviendo al cautiverio gracias a una dieta constituida por néctar de Ipomoea (Convulvulaceae) y a Choeronycteris lo encuentra cubierto de polen de la misma planta al ser capturado, al igual que a Hylionycteris, cubierto con polen de Teobroma (Sterculiaceae), (Quiroz, et al., 1986).

En 1969 Álvarez y González estudiaron el contenido palinológico del estómago de murciélagos mexicanos de la subfamilia Glossophaginae; el propósito era establecer los hábitos alimenticios y competencia entre estos mamíferos estimando la cantidad de granos de polen en sus tractos digestivos.

Baker y colaboradores, en 1971, efectuaron un trabajo con Ceiba acuminata y encontraron que sirve como fuente de alimento a varias especies animales que la visitan, incluyendo a los murciélagos. Los autores mencionan que los quirópteros actúan como verdaderos polinizadores.
 
Los hábitos alimenticios de los murciélagos son muy diversos. Hay especies carnívoras, frugívoras, piscívoras, nectívoras, hematófagas e, incluso, algunas que se alimentan de polen. En la fotografía podemos ver un murciélago frugívoro.

En la provincia de Guanacaste, Costa Rica, Heithaus et al. realizaron un estudio para establecer la posible relación y estrategias de la polinización de Glossophaga soricina y Phyllostomus discolor —ambos nectívoros— con respecto a la leguminosa de la especie Bauhinia pauletia.

Más tarde, Howell publicó un artículo en el que presentó los resultados obtenidos de las investigaciones que él realizó en México y Estados Unidos sobre la sensibilidad auditiva y vocalización ultrasónica entre murciélagos de la familia Glossophaginae, en el que menciona que existe una relativa diferencia entre las especies, la que está condicionada por sus preferencias alimenticias.

Sazima y Sazima (1977) encontraron en Brasil a Phyllostomus discolor, Glossophaga soricina y Anoura caudifera alimentándose con las flores de Bauhinia; observaron también a P. discolor visitar las flores de Lafoensia glyptocarpa (Lythraceae) y dedujeron que, dependiendo de la cantidad de flores que presente la planta, esta especie de murciélago llega a ella de manera independiente o bien agrupándose en manadas (Quiroz, et al., 1986). Finalmente, estos mismos autores en 1978 destacaron la importancia que tienen los murciélagos Glassophaga soricina y Corollia perspicillata en la polinización de la ‘flor de la pasión’, Passiflora mucronata (Passifloraceae).
 
La adaptabilidad de los murciélagos al vuelo es comparable con la que tuvieron algunos reptiles voladores y la que tienen aves actuales; en la figura se pueden observar precisamente los mecanismos de adaptabilidad en los miembros anteriores que tuvieron diferentes vertebrados voladores, entre ellos el murciélago, y cómo es esta modificación en el hombre.
Conclusión

Como ya hemos señalado, la investigación de los quirópteros se ha centrado principalmente en el conocimiento de su conducta ambiental, alimenticia o patológica. Quedan por abarcarse campos de estudio muy importantes como la anatomía y fisiología de estos animales. Los estudios paleontológicos —como el realizado en las grutas de Loltún por Arroyo Cabrales y Ticul Álvarez— y los estudios de fósiles o materiales arqueozoológicos —como los de Valadez— son una alternativa en el campo de investigación científica que bien puede explicar la extraordinaria adaptabilidad de estos minúsculos mamíferos así como su relación con el hombre en la época prehispánica.

Los murciélagos han llamado poderosamente la atención del hombre desde épocas remotas, lo que ha llevado, incluso, a tejer falsas creencias y a atribuirles misteriosos poderes sobrenaturales. Han estado presentes, de diversas formas, en muchas culturas, entre ellas las mesoamericanas. En leyendas nahuas aparece como producto del semen de Quetzalcóatl derramado en una roca y como mensajero de los dioses.

Es tal el culto que se brindaba al murciélago en la época prehispánica que en el palacio de Tetitla y el Barrio de los comerciantes, en Teotihuacan, durante las excavaciones arqueológicas se encontraron figurillas zoomorfas que representan verdaderos quirópteros; el hallazgo del dentario y cráneo del murciélago en la cueva teotihuacana así lo confirma y, como menciona el doctor Valadez:

La presencia del murciélago Myotis velifer es un aspecto de enorme valor, dado que los restos de quirópteros en sitios arqueológicos son muy poco comunes. Esta especie es un pequeño organismo, común en la región, que se alimenta de insectos y duerme en huecos de árboles y casas abandonadas. Las cuevas estudiadas durante el proyecto no son un sitio adecuado para que se convirtiera en su refugio, por lo que es lógico suponer que el animal se cazó y posteriormente se llevó a estas...

¿Medicina?, ¿religión?, ¿simbolismo?, ¿superstición?; las investigaciones arqueozoológicas con murciélagos pueden dar respuesta a estas y otras preguntas.
Bibliografía
Arroyo-Cabrales, Álvarez, Ticul. Restos óseos de murciélagos procedentes de las excavaciones en las grutas de Loltún. Colección Científica, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, D.F., 1990.
Arroyo-Cabrales, Polaco, O. “Revisión de los vampiros fósiles (Chiropterae: Phyllostomidae, Desmodontinae) de México”, en: Homenaje al profesor Ticul Álvarez. Colección Científica, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México D.F., 1997.
Flores Crespo, R. Prevención de la rabia paralítica bovina y el control de los murciélagos vampiros. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agropecuarias y Pecuarias; taitene, México D. F.,1996.
Quiroz, L.D., et al. Análisis palinológico del contenido gastrointestinal de murciélagos. Colección Científica, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, D.F., 1986.